Laura R Valladares
Laura R Valladares
 

Antropología de la Diferencia y la Desigualdad II

Presentación

 

El estudio de la cuestión étnica en América Latina es uno de los temas que mayor atención a tenido dentro de la antropología, uno de los momentos álgidos de debate se gestó en los años ochenta del siglo XX, momento que coincide con la emergencia de una movilización de los pueblos indígenas a lo largo de todo el continente, y desde entonces se ha mantenido como uno de los temas de mayor discusión. Sin embargo, la reflexión sobre el tema indígena ha estado presente a lo largo de la historia Republicana de nuestro continente, en términos amplios podríamos hacer tres grandes cortes temporales que dan cuenta de la forma en que los Estados nacionales han abordado esta temática: un primer momento lo constituyó el debate post-independentista, en donde el modelo de creación de los Estados nacionales estuvo muy influenciado por el modelo liberal decimonónico europeo que concibió un modelo homogéneo de nación, por lo que para lograr tal homogeneidad los noveles Estados americanos pusieron en marcha una diversidad de proyectos con el fin de terminar con la diversidad cultural, de tal forma que hubieron desde prácticas y políticas estatales abiertamente etnocidas hasta los programas incorporacionistas.

 

Un segundo momento en de discusión fue abierto en el marco de los procesos de modernización e industrialización de nuestros países en donde nuevamente lo étnico fue concebido como un elemento retardatario de la modernidad y en consonancia, a partir de los años cuarenta se inicia la construcción de políticas indigenistas de corte incorporacionista que se formalizan con la constitución del Instituto Indigenista Interamericano en los años cuarenta.

 

Un tercer momento y por tanto una tercera forma que han tomado las relaciones Estado-Pueblos indígenas en América Latina se da en el marco del denominado multiculturalismo que responde a una diversidad de procesos: las reformas multiculturales emprendidas a finales de los años ochenta, como parte de los procesos de reforma del Estado, en el marco del consenso de Washington, y con el retorno a la democracia en los países de América del Sur, así como a las reformas estructurales que dieron entrada a la fase neoliberal contemporánea.

 

En buena medida las reformas multiculturales son también una respuesta a las nuevas condiciones políticas y económicas que generan en toda América amplios procesos de movilización indígena en todo el continente, se trata de organizaciones, movimientos, pueblos y comunidades que reivindicando sus derechos fundamentales como el derecho a la autonomía, a la autorepresentación y el respeto a sus territorios ancestrales protagonizan sendos procesos de movilización y reivindicación, en decir, reivindican su derecho a existir como pueblos diferenciados culturalmente. Y sustentados en los derechos que les otorga su calidad de pueblos originarios de los países en donde quedaron subsumidos, emprenden bastos procesos de lucha exigiendo una nueva relación de respeto a sus pueblos, así como inclusión en las estructuras políticas y económicas nacionales. Estos procesos han generado una nuevo auge en el debate político y reflexivo sobre las relaciones de los pueblos indígenas y los estados nacionales. En este contexto dentro de la Antropología ha producido una amplia reflexión sobre los rostros, efectos y dilemas de las nuevas políticas multiculturales y los procesos de movilización indígena, en este sentido a un poco más de dos décadas de experiencia multicultural y luchas por la autonomía es necesario reflexionar y analizar cuáles son las características fundamentales de la cuestión étnico nacional en America y cuáles son los horizontes posibles en el marco de las realidades existentes en todo el continente.