Eduardo Nivón
Eduardo Nivón
 

Cultura y ciudadanía

Presentación

Este curso trata de la ciudadanía a partir de tres enfoques. El primero es el desarrollo histórico de ese concepto. Esto quiere decir que vamos a observar de la ciudadanía tanto su despliegue desde la antigüedad clásica occidental, como su vinculación con las nociones de estado, justicia y derecho. Ya es un reconocimiento común en nuestra disciplina que ciudadanía es una noción cultural e histórica y, por tanto, no se la puede entender igual en la antigüedad o en las sociedades modernas pero, más allá de este reconocimiento, hay que observar cómo se liga con otros conceptos o principios organizativos. Por ejemplo qué es lo que hizo que la ciudadanía pueda ser comprendida como un principio universal.

El segundo enfoque es la tensión existente entre ciudadanía y nación sobre todo en un mundo en que las naciones han dejado de ser entidades auto-contenidas y discretas. Los retos de esta transformación para el modo como se comprende la ciudadanía hoy en día derivan en la capacidad de transportar derechos a través de las fronteras y en preguntarnos si sólo hay dentro de una nación un modo de ser ciudadano. Es necesario observar también que la ciudadanía es una construcción no sólo en su sentido metafórico, sino real. Los ciudadanos aprendemos a serlo y los estados se esfuerzan en ampliar o contener las reivindicaciones ciudadanas. Esto último es más visible con la  globalización y el despliegue del moderno liberalismo que amplía el sentido de lo ciudadano en la medida en que la producción económica ha rebasado las fronteras pero tiende a limitarlo las prácticas de consumo y producción.

El tercer enfoque es el etnográfico. Éste se puede resumir en cómo se ha registrado  o se puede registrar el desarrollo de la ciudadanía. Por ello en este curso se propondrá a los participantes que trabajen casos internacionales y nacionales en que se pueda a preciar el análisis de la ciudadanía.