Eduardo Nivón
Eduardo Nivón
 

Antropología marxista

Presentación

Las ciencias sociales y el pensamiento político se han alimentado mutuamente desde su surgimiento. Los grandes filósofos políticos de la ilustración, sea en su versión francesa o escocesa han sido base de reflexión de diversas teorías antropológicas. Locke, Hobbes, Rousseau con conceptos como estado de naturaleza o contrato social concibieron el funcionamiento de la sociedad moderna y propusieron un contraste con lo que podían ser las sociedades antiguas. Tönnies y Maine al exponer en sus versiones la oposición entre sociedad y comunidad, establecieron un modelo para repensar el mundo occidental siempre en oposición a oriente o a lo que se podría llamar el mundo tradicional. No es extraño que una filosofía social basada en la idea de una crítica radical al capitalismo, que a su vez se fundamente en una idea general de la historia y de la vida material basada en la forma en que las sociedades estructuran sus procesos de producción y reproducción influyera fuertemente el desarrollo de las ciencias sociales a pesar o porque sus planteamientos se vinculaban con una práctica política que trabajara para el cambio de la sociedad hacia una sociedad más justa y equitativa.

 

No es espuria entonces la relación de la antropología como ciencia social con el pensamiento marxista aunque ésta ha tenido diferentes matices. Dos extremos podrían ilustrar la amplia gama de contacto entre estos dos espacios de reflexión teórica. Por un lado, se encuentra una antropología que ve la preeminencia del marxismo como ciencia social capaz de dar explicación a los fenómenos sociales, económicos, políticos y culturales de las comunidades humanas ante la que la antropología colabora para mostrar su certeza y necesidad. En esta visión la antropología sólo sería una sierva del marxismo, única ciencia social por excelencia ante la cual debería quedar subsumida. En el otro extremo estaría una reflexión que piensa que el marxismo es un pensamiento político que explica sólo las sociedades modernas y por lo mismo alejado de las sociedades que inspiraron en su origen la reflexión de los  antropólogos.  Estas dos visiones tienen rasgos caricaturescos, pero sirven en un caso para poner el extremo de una teoría que básicamente requiere ser corroborada y otro que piensa que pasa de largo porque las sociedades preindustriales no son la materia prima de su reflexión.

 

Sin embargo, el pensamiento social es mucho más que una filosofía política y hay diferentes vetas que las ciencias sociales han explotado.  Son tres los grandes campos que han sido influidos por la reflexión marxista. La búsqueda de una explicación materialista de la vida social, el funcionamiento del sistema capitalista y el análisis político (Roseberry, 1997). Para la organización de este curso se han seleccionado algunos textos de Marx que señalan las bases de estas reflexiones y cómo lo han trabajado algunos antropólogos. Al final orientaremos la reflexión de hacia entender las características de la sociedad posmoderna y cómo siguen vigentes algunos planteamientos marxistas en espacios aparentemente están muy alejados de la reflexión original que les dio origen.