Francisco José Gutiérrez
Francisco José Gutiérrez
 

Sistemas Estuarinos (2351087)

Presentación

Los ambientes costeros generan una gran variedad de bienes, servicios, usos y funciones de valor para la sociedad, la flora y fauna silvestre así como para el mantenimiento de sistemas y procesos naturales. Juegan un papel muy importante como hábitats únicos que albergan una amplia variedad de flora y fauna silvestres, incluyendo aves migratorias. En muchos países y especialmente en México, el mayor porcentaje de los mariscos que consumimos, provienen de las lagunas costeras y la zona costera adyacente (ostión, camarón, jaiba, almejas y una gran cantidad de peces). 

Los ambientes costeros son áreas utilizadas comúnmente para protección, alimentación y reproducción de muchos organismos marinos, por lo que gran número de pesquerías litorales dependen de la conservación de la salud de estos ecosistemas.  En el continente americano, cerca del 50% de las especies enlistadas como amenazadas o en peligro de extinción, dependen para su ciclo de vida (o al menos una parte del mismo) de algún tipo de humedal. 

Los ambientes costeros son uno de los ecosistemas más productivos sobre la tierra, con tasas de productividad mucho mayores que, inclusive, sistemas agrícolas manejados por el hombre con grandes suministros de energía.

Son “trampas de carbono" ya que acumulan una gran cantidad de materia orgánica que, bajo ciertas condiciones, sólo se descompone  parcialmente y se acumulan en los sedimentos. 

Los ambientes costeros aportan agua para uso doméstico, agrícola e industrial. Quizás sea éste el mayor y mas directo beneficio que el hombre puede percibir de los humedales. Además, una buena parte del agua de los humedales se infiltra y recarga los mantos freáticos.

Los ambientes costeros actúan como zonas de protección contra fenómenos naturales y estabilizadores de microclimas. Sobretodo en las zonas costeras, los humedales (manglares y marismas principalmente) reducen el impacto de las olas o las corrientes marinas, estabilizando de esta forma, la línea costera y por otro lado, controlan las tasas de sedimentación.

La importancia recreativa de los ambientes costeros para la observación de las aves y la caza y pesca deportiva es quizá una de las mas conocidas en todo el mundo. En muchas regiones, las zonas riparias y de manglares pueden albergar mas del 80% de las especies de aves que son altamente apreciadas por los observadores profesionales y aficionados. El turismo tradicional y ecoturismo asociado a los humedales del Caribe se ha traducido en una de las principales fuente de ingresos de diversos países insulares así como de regiones colindantes de América del Norte, Sur y Centroamérica.

Los ambientes costeros son también un importante medio para transporte de personas y productos agrícolas e industriales, sobretodo en comunidades relativamente aisladas. 

En los países industrializados, las medidas para revertir la degradación causada en el pasado, está costando miles de millones de dólares. En estos países los programas se enfocan más a la restauración que al manejo, meta que contemplan a un más largo plazo. 

En cambio, los especialistas del tercer mundo o países “en desarrollo” además de enfrentar los anteriores retos, tienen que coadyuvar a las solución de la cada día más creciente pobreza con cada vez menos presupuestos. La pobreza de muchas regiones incrementa aún más las presiones sobre los recursos naturales y rebasa frecuentemente la capacidad de carga. 

La República Mexicana cuenta con 11,592.77 km de litoral de los cuales 1,567,300 ha están cubiertas por superficies estuarinas (INEGI, 1984). El Pacífico posee 892,800 ha y el Golfo de México 674,500 ha. Es por lo anterior y en virtud de la importancia de estos ecosistemas para nuestro país que en este curso revisaremos aspectos que van desde su orígen, hasta las estrategias de manejo y su conservación, esperando que al final del mismo los estudiantes cuenten con una visión amplia del funcionamiento de estos ambientes así como la importancia de su adecuado aprovechamiento y conervación.