Eduardo Nivón
Eduardo Nivón
 

Enfoques contemporáneos en teorías antropológicas

Presentación

Existe en México un consolidado trabajo de académicos de distintas procedencias institucionales, profesionales y políticas, unificadas en torno a su interés por conocer los procesos culturales que ocurre en la ciudad de México y en las grandes ciudades.  En particular en nuestra propia institución contamos con nombres relevantes como Néstor García Canclini y varios otros destacados profesores. Los estudiosos mexicanos toman de la tradición de la antropología de nuestro país algunos de sus planteamientos iniciales para el estudio de la cultura. Este interés es relativamente reciente, si es que hablamos específicamente del análisis de la cultura, aunque antiguo en la obra de intelectuales y antropólogos mexicanos, pues la construcción de la nación y el tratamiento del problema indígena, sobre todo a partir de los años veinte, dio lugar a una fecunda obra de ensayistas, filósofos y etnólogos. En estos investigadores reconocemos que han participado de la perspectiva de análisis marxista  que en los años setenta añadió a los temas más vinculados con la economía política los estudios sobre ideología, término que en esos años subsumía la noción de cultura. Los debates de esos años, a veces ásperos y partidizados, plantearon la necesidad de buscar nuevas perspectivas para acercarnos a la cultura dentro del cuerpo de la teoría marxista, como el pensamiento gramsciano y la escuela de Francfort.

Además de esta corriente debemos considerar otras igualmente relevantes como la corriente de estudios subalternos y estudios poscoloniales ha sido desarrollada en gran parte como contraposición al dominio de la academia norteamericana en los estudios culturales latinoamericanos. Al sostener que las élites de los antiguos países coloniales, incluidos los latinoamericanos, reproducen la perspectiva colonial, los estudios que suscriben los planteamientos poscoloniales han cuestionado también el desarrollo de la investigación cultural en América latina. Estos, que forman una corriente relativamente pequeña y consistente, además vinculada a los estudios literarios que énfasis las narrativas de la subalternidad, les ha hecho aún más críticos y se han caracterizado por cuestionar lo que llaman estudios culturales desvinculados de una perspectiva política radical contra la hegemonía de los centros de pos-metropolitanos.